PropTech Lab

Tasadores, ¿están heridos de muerte?

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Llevamos muchos años hablando de la extinción del tasador, pero la resiliencia de estos profesionales ha puesto a los agoreros en su sitio durante un cuarto de siglo. Ahora bien, algunas de las predicciones realizadas desde hace ya veinticinco años sobre el mundo de la tasación hipotecaria empiezan a cumplirse, por lo que sí podríamos estar —en efecto— ante el fin de una era.

Los avances que se han producido en los campos del big data y de la computación están permitiendo mayores dosis de automatización en todo tipo de profesiones relacionadas con el conocimiento, del mismo modo que viene sucediendo en las cadenas de montaje de las fábricas durante las últimas décadas. La tasación, para bien o para mal, no está exenta de esta amenaza.

Por ejemplo, según el portal inmobiliario Zillow, sus algoritmos de cálculo están “aprendiendo” a tomar en consideración factores de valoración más complejos, más allá de los comparables numéricos habituales. Sus sistemas son capaces de analizar imágenes y fotografías de viviendas y detectar la calidad de los materiales y los acabados, para en función de ello ajustar la valoración inmobiliaria de los diferentes activos.

Paralelamente, algunas de las empresas de financiación hipotecaria más importantes de los EE.UU. —como lo es Freddie Mac, que te sonará de la película “La gran Apuesta”— empiezan a sentirse más cómodas con las transacciones exentas de un tasador “humano”, por una razón muy sencilla; la valoraciones que obtienen de manera automatizada, por ordenador, son más rápidas —instantáneas—, más baratas, y ofrecen poca o ninguna desviación con respecto a las tasaciones convencionales. Tal es la confianza de Freddie Mac, que ya emplean este tipo de valoraciones para refinanciaciones hipotecarias, y esperan ampliar su uso a todas las hipotecas domésticas, en cuanto las autoridades gubernamentales lo regulen y autoricen.

Pensándolo fríamente, ¿qué es lo que aporta un tasador humano que no pueda hacer un algoritmo que barre la red en busca de todo tipo de información, estructurada y no estructurada, para estimar el valor de una vivienda?

Accede aquí a nuestro artículo sobre big data y datos no estructurados

Tengamos en cuenta que, mediante el análisis de big data, se pueden conocer los patrones de tráfico rodado en una determinada zona, o los niveles de contaminación acústica y atmosférica, o el índice de criminalidad. De manera instantánea, se puede saber el número de días por año que llueve, el coste de los suministros, la presión fiscal del municipio, o el nivel educativo de los colegios en el vecindario. Mediante el análisis fotográfico, incluso se puede conocer el poder adquisitivo medio de los vecinos, en función de los coches que circulan por la calle. Y todo ello, pulsando un botón, instantáneamente.

Por supuesto, nada de lo anterior aplicará, en principio, a los activos denominados “singulares”, pero la mayoría de nosotros vivimos en viviendas convencionales, fáciles de valorar para una máquina dotada de las capacidades necesarias para analizar big data.

Algunas entidades bancarias y financieras ya ofrecen en sus páginas web herramientas de valoración inmobiliaria con determinadas funcionalidades propias del big data, pero lo normal es que incluyan también un disclaimer o aviso legal indicando que sus valoraciones no sustituyen a la tasación… ¿hasta cuándo será así? No creo que tardemos en ver tasaciones “robóticas”…

¿Qué salida tienen los tasadores? Como siempre sucede en estos casos, “resistirse es peor” porque, cuanto más se resiste, más duele. La única vía es la de abrazar el cambio que ya se está produciendo y, quizá, reconvertirse en analista de big data especializado en real estate.

Lo bueno de ser un analista en este campo, es que te permite aplicar tus conocimientos mucho más allá del sector inmobiliario, porque hay todo un mundo de datos ahí afuera, esperando a ser analizados…

Que Dios nos pille confesados.

(Nota: Tras la publicación de este artículo, veo la noticia de que Sociedad de Tasación y uDA se asocian para ofrecer servicios. Por aquí va el camino… enhorabuena a todos los premiados)

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional. Jorge también es autor de "Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid" y de "Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural"
¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

6 thoughts on “Tasadores, ¿están heridos de muerte?

  1. Adrián

    Gran artículo que refleja la realidad y el venir de un futuro muy cercano. Sin duda la valoración de un inmueble es más objetiva y segura de este modo. El tasador deberá buscar alternativas de trabajo, del mismo modo que pasará con el intermediario inmobiliario desde mi punto de vista.

    1. Jorge Zanoletty Pérez Post author

      Buenos días Adrián, y gracias por tu mensaje. En efecto, nos adentramos en una época de cambios drásticos; ¡tendremos que abrocharnos los cinturones! Saludos.

  2. Miguel Camacaro

    El artículo es muy interesante pero lejos de “herirnos de muerte” nos prolonga en demasía la vida a todos los tasadores, porque en verdad con el uso del Big Data, como se señala en el artículo y que Leonardo nombra el uso de Power BI de Microsoft, se reducirá aún más la subjetividad del tasador, aspecto muy positivo en su desempeño, pero nunca lo sustituirá en sus funciones.
    Así, desde que en los años 70 se introdujo en Latinoamérica la metodología científica en la Ingeniería de tasación, por el brasileño Domingos de Saboya Barbosa Filho, se han incorporado nuevas herramientas en los estudios de tasación inmobiliaria, tales como: Análisis de Regresión Múltiple lineal y No líneal, Análisis Envolvente de Datos (DEA), Redes Neuronales Artificiales, Simulaciones de Monte Carlo, Análisis de Multicriterio, Sistemas de Expertos, Regresiones Espaciales, Geoestadística, etc, que han proporcionado avances importantes en las investigaciones en el campo de la tasación. Siempre que esas herramientas dispongan de base de datos, validada, que sea extraída del mercado inmobiliario, el tasador con toda certeza optimizará su trabajo profesional.
    Ahora bien, hay un artículo de la Agencia EFE con fecha 30/06/2016 que se refiere un caso muy interesante, que traigo como una analogía del tema in comento, de un médico venezolano llamado René Sotelo, que por sus habilidades para tratar problemas urológicos lo llevaron a la Universidad del Sur de California (USC) para enseñar su técnica a colegas en Estados Unidos.
    Se cuenta en el artículo que con la creación del “sistema robótico quirúrgico Da Vinci”, que se encuentra disponible desde el año 2000 en las salas de operaciones, el Dr. Sotelo pasó a las operaciones con robot luego de su experiencia en cirugías de “invasión mínima”. Se destaca en el escrito que Inderbir Gill, presidente y profesor del Instituto de Urología de USC, dijo a Efe que “el doctor Sotelo es uno de los líderes en cirugía robótica en Latinoamérica y USC es líder en cirugía con robots en el mundo, así que es una integración natural”. Como ven los avances tecnológicos no han hecho que los médicos desaparezcan porque los robots los han sustituido, por el contrario, quienes operan los robots son médicos altamente especializados y competitivos.
    De manera que lo que hay es que contentarse con el avance tecnológico, porque siendo la tasación una de las profesiones más antiguas en el mundo, nunca el tasador será sustituido completamente por robot, aunque ésta herramienta utilice Inteligencia Artificial en los motores de búsqueda para procesar una gran base de datos y extraer toda la información necesaria para realizar las tasaciones.
    Con toda seguridad, a la hora de aplicar la nueva herramienta, quien deberá analizar los reportes será un profesional de la tasación, calificado por sus estudios y debidamente habilitado por Ley para materializar la opinión de valor. En este sentido, el uso de las herramientas que se disponen para el tratamiento de datos le da un impulso al profesional que las bien utiliza, y por ende, definen la diferenciación del producto de su trabajo intelectual.
    Cierro con una frase “acuñada” al gran escritor Miguel de Cervantes Saavedra, sacada de su libro “Don Quijote de La Mancha”, que es muy apropiada para este tipo de noticias que denotan un avance muy importante en el conocimiento del hombre: “Ladran, Sancho, señal que cabalgamos…”,
    Como colofón, la recomendación es que hay que montarse en el “caballo tecnológico” para no quedarse atrás, y no hacerlo, es desaparecer, como diría el título de la canción del año: Despacito…

    1. Jorge Zanoletty Pérez Post author

      Don Miguel, le agradezco la atención, el comentario y el conocimiento. En efecto, el cambio hay que abrazarlo, y no temer a la tecnología, sino aprovecharla para hacer mejor el trabajo de uno. Veo que escribe desde lejos, de un país querido en el que tengo mucha familia; gracias nuevamente, seguimos en contacto.

  3. Raul de la Fuente S.

    He prestado atencion a este articulo y a los comentarios y como bien hace mención Don Miguel Camacaro, la intención no es EXTERMINAR AL TASADOR, si no diversificar y actualizar una profesión que es muy noble y como toda industria estamos en el albor de una MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA, como es bien sabido lo mismo ha pasado a diferentes áreas a las cuales prestamos servicios como CONSTRUCCIÓN, ARQUITECTURA, MANTENIMIENTO, etc todas estas áreas se han montado al tren de la tecnología y han resurgido; como bien lo comentas Jorge en tu articulo aunque el sistema es automatizado y se esta aplicando se requiere del expertis humano que pueda decernir de esta información.

    En mi experiencia profesional, mi área de tasación esta mas orientada a los daños ocurridos en los bienes mas sin embargo, la exigencia tecnológica me ha llevado a adecuar sistemas existentes a esta área en especifico siempre con la validación del factor humano por que la industria cualesquiera que sea a la que prestamos un servicio sigue conservando esta cualidad de trato personal.

    Te comento que este tipo de artículos que nos expones, en lo particular me alientan mas a actualizar y modificar nuestra operación porque es una realidad que las empresas no están preparadas para estas actualizaciones y en eso genera un gran nicho de oportunidades.

    Me despido agradeciendo tus atenciones y confirmando mi atencion a tus próximos artículos.

    saludos cordiales desde la Cd. de Monterrey, N.L. México.

    1. Jorge Zanoletty Pérez Post author

      Hola Raúl, de esto se trata efectivamente; de difundir conocimiento y experiencia para, entre todos, modernizar nuestros procesos y que la tecnología no sea una amenaza, sino una herramienta de trabajo más. Muchas gracias por su mensaje, y por seguirnos. Saludos y buen día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *