PropTech Lab

Savills, pasito a pasito, suave suavecito…

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Uno de los aspectos más farragosos e ineficientes del sector inmobiliario es el pertinente a la documentación, sea del tipo que sea, porque seguimos sin poder desentendernos completamente del papel. El pdf es el único avance significativo de los últimos años —si es que se le puede llamar avance— y, aunque casi nos hemos librado del fax, lo cierto es que seguimos viviendo en un mundo muy poco digital para todo lo relativo a contratos, ofertas, títulos de propiedad, escrituras, poderes, etc.

Porque, llegado el “momento de la verdad” en una transacción inmobiliaria, las partes han de intercambiarse documentos acreditativos de sus diferentes propuestas, posiciones y cargos, y todos exigen documentación original, en papel. Los contratos de alquiler y de compraventa, se firman en papel, por duplicado o por triplicado. Han de ir acompañados por la documentación correspondiente, junto con documentos de identidad de los firmantes, planos representativos de los inmuebles objeto de la transacción, etc. Tan ineficiente es el proceso que, si quiere hacerse correctamente, ambas partes deben estar físicamente presentes. Y realizada la firma, cada uno se lleva su copia de los papeles, los escanea y los archiva en formato pdf, para referencia y consulta futura.

Siempre nos hemos preguntado si no habrá una manera de dotar de eficiencia a este tedioso proceso, o de cambiar el proceso por completo, y efectivamente el blockchain y los contratos inteligentes han llegado para eso precisamente. Pero hasta que estas tecnologías se consoliden, ¿tenemos que seguir lidiando con el papel?

Consulta aquí nuestro artículo de blockchain explicado para niños de 3 años
savills clicktopurchase imagen

Pasito a pasito, suave suavecito…

El farragoso mundo de las ofertas de alquiler y compraventa

El problema que tiene el papel es que, cuando se relajan ciertos hábitos relativos a su uso, pueden producirse problemas serios. Un ejemplo sencillo es el de las ofertas firmadas que unos y otros se intercambian —muchas veces, entre consultoras inmobiliarias, en representación de sus correspondientes clientes—, normalmente adjuntas a un correo electrónico, ofreciendo ciertos precios de alquiler o compra, sujetos a ciertas condiciones, y válidas dentro de determinados plazos.

El proceso de elaboración más común de estas ofertas es bien conocido por todos; se redacta en Word, se imprime, se firma, se escanea, se convierte a pdf y se envía por correo electrónico. La copia impresa no se sabe muy bien qué pasa con ella.

Y en el lado receptor, se imprime el adjunto, se firma —en caso de aceptación—, se escanea, se convierte a pdf, se devuelve al remitente, y se esperan noticias… ZZZZ

Problemas:

  • ¿Cómo se puede saber si la persona que hace la oferta en nombre de determinada empresa, está legitimada para hacerla?
  • ¿Cómo sabemos si la firma es auténtica? ¿Es una oferta fraudulenta?
  • ¿Es legalmente vinculante una oferta de este tipo? ¿Qué manera tengo de aceptarla y qué efectos jurídicos tiene mi aceptación? ¿Es suficiente una firma? ¿La firma de quién?

La apuesta de Savills; más velocidad y legitimidad

Savills, de momento sólo en Irlanda, ha dado un gran paso con la incorporación de un servicio denominado “click to purchase” a su operativa. Se trata de un sistema de gestión externo que sirve para transacciones residenciales y terciarias, permitiendo a sus usuarios…

  • La realización de ofertas de arrendamiento y compraventa
  • La realización de pujas en subastas electrónicas
  • La firma de contratos de arrendamiento y compraventa

completamente online, desde cualquier dispositivo.

El sistema está ideado para que se intercambien inmediatamente contratos desde que una oferta es aceptada, con sus firmas electrónicas vinculantes correspondientes, agilizando mucho las transacciones y eliminando completamente la posibilidad de ofertas ilegítimas. Esto último se consigue mediante un proceso de due diligence previo, completamente online, que certifica que el comprador que vaya a hacer una oferta, o el vendedor que vaya a aceptarla, está legitimado para ello. Todo se registra electrónicamente y existe total transparencia relativa a las personas y empresas con las que se está tratando en una transacción inmobiliaria.

Lo cierto es que hoy en día puedes comprar casi cualquier cosa online… ¿no ha llegado la hora de que también podamos comprar y alquilar inmuebles?

En el siguiente vídeo se explica el funcionamiento de la plataforma:

Para los escépticos

Quizá, a nivel técnico, el paso de Savills no te parezca tan relevante. Al fin y al cabo, las firmas electrónicas no son algo nuevo, y es posible que muy pronto, blockchain y los contratos inteligentes, bajo el formato que sean, terminen neutralizando la utilidad de plataformas como la de clicktopurchase.

Consulta aquí nuestro artículo sobre contratos inteligentes

Pero lo que sí es una novedad es que una consultora inmobiliaria —insistimos, de momento sólo en Irlanda— haya decidido dar un paso así. Recordemos que las consultoras no se caracterizan por su innovación tecnológica y que, en el fondo, siguen operando de manera muy tradicional. El caso de Savills es paradigmático de un cambio de mentalidad muy significativo y necesario para el sector de la consultoría.

Así que bienvenido el cambio, aunque de momento sea, como dice Luis Fonsi, “pasito a pasito, suave suavecito…“

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *