PropTech Lab

El Santo Grial del inmobiliario y el robot escalofriante

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

Piénsalo por un momento: si tuvieras recursos financieros y tecnológicos ilimitados, ¿qué solución desarrollarías, o qué información intentarías obtener, que te otorgara una ventaja competitiva DEFINITIVA sobre los demás profesionales del sector?

Es decir, si desarrollaras una labor comercial dentro del inmobiliario, ¿cuál sería tu arma de destrucción masiva de la competencia?

Tanto si te dedicaras al sector residencial como al terciario/comercial, ¿cómo llegarías antes que los demás a los clientes?

Con esta última pregunta ya te estoy dando una pista: “llegar antes a los clientes”.

Todos quisiéramos saber qué pasa por la cabeza de los potenciales compradores de vivienda y, concretamente, haríamos lo que fuera por predecir con exactitud cuándo alguien va a tomar la decisión de salir en busca de una casa nueva. Si tuviéramos esta información, podríamos ser los primeros en ofrecer alternativas de compra a estos decididos clientes.

Y, de la misma manera, en el terreno de las oficinas, los intermediarios siempre han aspirado a estar muy cerca de los centros de decisión de los usuarios y arrendatarios, con el objetivo de conocer —e incluso anticipar— las decisiones de, por ejemplo, trasladar una sede, alquilar unas nuevas oficinas o renegociar un arrendamiento.

Intuitivamente, parece que el camino a seguir —para conocer mejor a los compradores de vivienda y a los arrendatarios de oficinas— es el big data, ¿no? Seguro que es posible crear un algoritmo que prediga con cierta exactitud si te vas a mudar, y que esto no debiera ser muy difícil.

Por ejemplo, familias de diferentes tamaños necesitan viviendas de diferentes tamaños, de la misma manera que los barrios en los que vivimos definen —hasta cierto punto— nuestro poder adquisitivo. ¿Podemos asumir entonces que cuando la renta agregada de una unidad familiar está por encima de la renta agregada media del barrio, y que cuando el tamaño de una vivienda no es suficiente para el número de miembros de la unidad familiar, la probabilidad de que vayan a mudarse aumenta? De manera muy simplificada, sí.

Del mismo modo, si el número de empleados de una compañía que ocupa una determinada oficina ha crecido, y la fecha de vencimiento del contrato de arrendamiento se aproxima, y además de ello no existen más espacios disponibles dentro del mismo edificio, también es probable que dicha empresa esté considerando una mudanza.

Hete aquí el Santo Grial del inmobiliario: predecir con exactitud las necesidades de los clientes. Repito, “predecir”, que es muy diferente de “estimar”.

Hay un gran escollo en el argumento anterior, a saber, el de la protección y el anonimato de ciertas capas de datos que no son legalmente accesibles, pero también es cierto que, a pesar de las regulaciones en este sentido, cada vez renunciamos a mayores dosis de privacidad y que avanzamos hacia “la economía del dato”. En todo caso, nadie dijo que la búsqueda del Santo Grial fuera un camino de rosas.

Lo que promete ActivePipe

Predecir cuándo te vas a mudar es lo que promete una startup australiana llamada ActivePipe, que emplea —precisamente— un algoritmo predictivo para alertar a sus clientes —agentes inmobiliarios— de cuando alguien está planteándose la compra de una vivienda, pero no solamente eso; su sistema de CRM automatiza el proceso, de tal manera que el primer contacto con el cliente potencial lo realiza el propio sistema.

¿Imaginas? Además de saber predecir las necesidades de tus clientes, que una máquina contactara directamente con dichos clientes para ofrecerles alternativas que obedeciera a dichas necesidades.

Y ahora, te recomiendo el siguiente vídeo. Avanza si quieres hasta el segundo 00:10 y luego hasta el 01:50. Oirás dos conversaciones, en las que se reserva mesa en un restaurante y se pide cita en una peluquería respectivamente.

¿Cómo se te ha quedado el cuerpo?

Lo escalofriante del vídeo es que, en ambas conversaciones, el cliente que llama no es una persona, sino el asistente virtual de Google, llamado Duplex Assistant. Es escalofriante porque es —casi— imposible discernir que se trata de una máquina al teléfono. La “personas” al habla tienen inflexiones de la voz, hacen pausas e incluso dicen “uh…”

Y por último, juntemos el Santo Grial y el robot escalofriante: imaginemos que somos capaces de predecir perfectamente cuándo una empresa necesita mudarse de oficina.

Alternativa 1:

¿Haremos el esfuerzo de levantar el teléfono para llamar a dicha empresa nosotros mismos y ofrecer alternativas de localización a la persona indicada?

o…

Alternativa 2:

¿Le diremos a nuestro asistente virtual, “Google, por favor llama a la empresa X y ofrece alternativas de localización en función de sus parámetros de búsqueda”?

Demos un último paso más:

¿Quién responderá al teléfono cuando llamemos? ¿Será una persona de carne y hueso o se tratará del asistente virtual de la empresa? ¿Habrá manera de distinguirlos? ¿Terminarán las máquinas hablando entre ellas?

En definitiva, la pregunta que debemos hacernos es la siguiente: ¿Qué va a ser de nosotros?

Ir al artículo: ¿Cómo aplico la inteligencia artificial en mi inmobiliaria?
Ir al artículo: ¿Cómo será el inmobiliario dentro de 100 años?

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

One thought on “El Santo Grial del inmobiliario y el robot escalofriante

  1. Jaime Magallanes

    Las Tendencias hacia la automatización de los servicios inmobiliarios son cada vez mas novedosas y están (seguirán) asociadas al manejo de la Tecnología de la Información.

    Los que pierdan el veloz tren de la Informática -cómo dicen hoy los chicos- “ya fueron”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *