PropTech Lab

Regreso al workplace de hace 10 años; primero Yahoo y ahora IBM

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Sí, ha vuelto a suceder; tras el susto de 2013, cuando Yahoo llamó al orden a todos los empleados que trabajaban —supuestamente en pijama— desde casa, obligándolos a regresar a la oficina, nos topamos con otra empresa, también tecnológica, que llama a filas a todos sus empleados con una nueva máxima: se prohíbe el trabajo remoto.

Prohibido, del verbo prohibir, hasta el punto de que IBM ha dado a sus trabajadores remotos 30 días para elegir; o retoman sus puestos en el edificio de oficinas de IBM que les corresponda, o abandonan la compañía… así de sencillo.

Accede aquí a nuestro artículo sobre wellness y conciliación

La noticia sorprende, por dos razones llamativas. En primer lugar, porque la propia Yahoo ha relajado la política arriba mencionada de 2013, asumiendo que la flexibilidad del workplace es fundamental para la atracción y retención de talento. En segundo lugar, porque IBM, como empresa tecnológica que es, debería predicar con el ejemplo en lo que se refiere al trabajo remoto, precisamente porque son fabricantes de soluciones creadas específicamente para el trabajo colaborativo remoto.

La situación roza el absurdo, particularmente porque IBM ha presumido en el pasado de contar con la plantilla del “anytime, anywhere”; “en cualquier momento, en cualquier parte”, con más del 40% de los empleados trabajando fuera del ámbito de la oficina tradicional.

Pero con una CEO que cobra entre USD 32 millones y USD 50 millones anuales, y 20 trimestres consecutivos de ingresos menguantes, las aguas están bastante revueltas en International Business Machines.

380.000 personas conforman la plantilla de IBM, y no se conocen cifras relativas a qué proporción disfruta del trabajo remoto, pero con toda seguridad se trata de decenas de miles de trabajadores.

workplace ibm

IBM siempre fue una compañía innovadora… ¿hasta ahora?

El argumento de IBM

El argumento de IBM por volver a un workplace más tradicional reside en el trabajo en equipo; aducen que, si las personas están físicamente juntas, se favorece la creatividad y la productividad, pero con ello entran en un terreno fangoso y peligroso. El trabajo flexible y las posibilidades de conciliación con aspectos cada vez más valorados por los empleados, especialmente cuando se trata de personal de cualificación alta, y tampoco está demostrado que la oficina tradicional favorezca la productividad más que la oficina remota, sino más bien al contrario.

Y la empresa cuenta con trabajadores muy remotos, en el sentido de que trabajan a cientos de kilómetros de la sede de IBM más cercana, y desde hace muchísimo tiempo. Puesto que IBM fue una de las empresas precursoras del trabajo flexible, alguno empleados llevan más de 10 años trabajando desde su casa, no siendo viable para ellos mudarse, dentro del plazo de 30 días que exige la compañía. Algunos se atreven a afirmar que IBM está practicando despidos encubiertos, sabiendo que muchas personas no podrán mudarse a las zonas urbanas más caras en las que está localizada la empresa.

¿Es una decisión acertada?

Nos atrevemos a afirmar que no, y que la decisión de prohibir el trabajo remoto es arbitraria y obedece exclusivamente al cambio en la dirección de la compañía. Como siempre sucede cuando se produce un cambio de gobierno, o cuando se nombra a un nuevo CEO, los líderes intentan justificar su papel, normalmente con un cambio de estrategia y/o con algún ejercicio de re-estructuración y optimización de los gastos. IBM no es una excepción.

IBM asume que las personas, por el mero hecho de estar juntas, serán más colaborativas, creativas y productivas. Creen que esto les permitirá detectar antes las necesidades de los mercados, y que así sabrán desarrollar productos y soluciones antes que sus competidores.

Pero la hemeroteca es impía; nos ha resultado muy fácil encontrar este documento de IBM, de abril de 2011, titulado “The New Workplace; are you ready?”

Citamos literalmente:

Today’s workplace is a virtual and/or physical environment, characterized by connections, collaboration and user choice, that enables the worker to be more agile and perform activities anywhere, anytime, ultimately creating a greater entreprise value”.

La clave de la afirmación de IBM está precisamente en el “user choice”. Hay que darle a los trabajadores la posibilidad de elegir desde dónde trabajar y cómo hacerlo.

IBM no puede basar su argumento de prohibir el trabajo remoto en que la colaboración exige la convivencia física de sus empleados en las oficinas, cuando han sido —y siguen siendo— impulsores de tecnología desarrollada para facilitar la colaboración remota.

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional. Jorge también es autor de "Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid" y de "Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural"
¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *