PropTech Lab

¿Propietarios de oficinas pagando a las empresas por ocupar sus inmuebles?

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

real estate as a service

  • Podría llegar un momento en el que los propietarios de edificios de oficinas tuvieran que pagar a las empresas por ocupar sus inmuebles.
  • ¿Cómo? ¿Me lo puedes repetir por favor? No sé si te he entendido bien. 
  • Sí claro, faltaría más: propietarios de oficinas pagando a empresas por ocupar sus inmuebles.
  • No termino de comprender. ¿Estás bien? ¿Qué quieres decir exactamente?
  • No es tan difícil de comprender. Imagina un edificio de oficinas en el que los inquilinos no pagan por ocuparlos, sino que es el propietario el que paga a las empresas para que se instalen en el edificio.
  • Lo siento, pero eso no tiene ninguna lógica. ¿Tomaste la medicación esta mañana? En cualquier relación de arrendamiento normal entre propietario y arrendatario, es el arrendatario el que ha da pagar una renta al arrendador por hacer uso del inmueble, y no al contrario.
  • Una relación de arrendamiento “normal”, en efecto, pero debemos estar preparados para lo que no es normal, para lo nuevo, para lo que ya empieza a asomar en el horizonte…
  • No te pongas místico… ¿Puedes ser un poquito más claro? Sigo sin entender lo que me estás diciendo.
  • Por supuesto, me explico. ¿Conoces la estrategia de los supermercados, mediante la que éstos ofrecen determinados artículos a un precio muy agresivo para atraer clientes?
  • Sí, claro que conozco la estrategia pero, ¿qué tiene que ver esto con los edificios de oficinas?
  • Paciencia… si conoces la estrategia, sabrás que los supermercados están dispuestos a perder dinero con ciertos productos, porque la mayor afluencia de público —generada gracias a los descuentos— compensa más que sobradamente las pérdidas. El truco consiste en que el público no solamente compra los productos de oferta, sino muchos otros en los que no hay descuento y en los que el supermercado sí obtiene un generoso margen.
  • Ya te he dicho que soy conocedor de esta estrategia de precios, pero sigo sin ver la analogía.
  • Bien, ahora reparemos en WeWork. Esta empresa, dedicada al REaaS (Real Estate as a Service), vende a sus clientes espacios de coworking, en atención a un sistema de contratación mensual flexible. Permite a los usuarios contratar hot desks, escritorios personales, oficinas privadas e incluso espacios mayores —para desde 50 hasta 500 personas…—, acompañando el uso del espacio de una interesante oferta de servicios: internet de alta velocidad, “café microtostado”, limpieza, impresión y fotocopiado, recepción, “cerveza artesanal”, organización de eventos, “áreas comunes únicas”, salas de reuniones, cabinas telefónicas, “agua de frutas”, servicio postal y de paquetería, guardabicis, “gerentes de comunidad”, material de oficina y acceso a la red internacional de centros de WeWork en todo el mundo. Son tantos los servicios que incluye en el precio, que uno se pregunta por la sostenibilidad del modelo de negocio, pero esa es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión.
  • Sí, claro que conozco el modelo de WeWork, ¡pero nada de lo que me estás contando tiene que ver con el título de este artículo!
  • Descuida, que ya nos acercamos al meollo de la cuestión. La realidad es que WeWork se está esforzando por potenciar la oferta de servicios adicionales que brinda a sus inquilinos —perdón, a sus clientes—, algunos de los cuales ya no están incluidos en el precio. Por ejemplo, desde su aplicación, los clientes pueden contratar servicios de terceros, tales como Slack, Uber, Adobe o UpWork. En esta misma línea de arropar más a sus usuarios, la compañía adquirió recientemente una plataforma de formación desde la que se imparten clases de programación. WeWork también se ha adentrado en el terreno de la salud y el wellness, con la apertura de un primer gimnasio en Nueva York en octubre de 2017, y está liderando la tendencia del coliving, como pieza adicional —y clave— de su ecosistema colaborativo y social.
  • Dijiste que nos acercábamos al meollo; al grano, por favor.
  • Y no nos debe extrañar que WeWork termine ofreciendo más servicios y de mayor valor añadido, de pago por uso, mediante los que rentabilice todavía más —o saque más jugo— a las empresas usuarias. Por ejemplo, si ofrece un servicio de recepción, paquetería y mensajería, ¿por qué no ofrecer también contabilidad y servicios financieros? ¿Y un equipo comercial o de marketing, para atender una demanda puntual concreta? ¿Y expertos en big data o blockchain? ¿Profesionales del mindfulness y wellness corporativo? Podría tener sentido disponer de gente on demand, que pudieras contratar fácilmente desde la app del edificio, en lugar de tener que contratar personal propio o salir al mercado cada vez en busca de freelancers ocasionales. Quizá te saliera un poco más caro contratarlo en tu edificio, pero ahorrarías tiempo y sería muy cómodo.
  • Creo que ahora, por fin, has dicho algo con cierto sentido.
  • Y fíjate que me estoy refiriendo a empresas, y no tanto a los trabajadores individuales más típicos del coworking. Imagina, por ejemplo, que estás al frente de una multinacional, y buscas un espacio para 3.000 de tus empleados, en Madrid. Supongamos que WeWork —o el propietario de un edificio directamente— te ofrece un espacio flexible, con todos estos servicios adicionales de pago por uso a los que me he referido. Teniendo en cuenta que tu empresa terminaría recurriendo a muchos de dichos servicios adicionales y que generaría un interesante beneficio al proveedor del espacio, ¿estarías dispuesto a pagar por el espacio en sí?
  • ¿Algo así como los precios con agresivos descuentos del supermercado, que incrementan la afluencia del público, público que termina comprando otros artículos, que no necesariamente están descontados?
  • Exactamente. Los propietarios de los edificios de oficinas atraerían a las empresas con espacios a coste reducido —o incluso pagando a las empresas por alojarse en sus inmuebles—, sabiendo que dichas empresas terminarían contratando todos los servicios adicionales del REaaS. No olvidemos que en la GIG economy, cada vez es más común contratar a trabajadores y proveedores independientes para trabajos concretos y temporales, en lugar de adquirir compromisos más permanentes con trabajadores y personal propio.

En definitiva, podríamos estar avanzando hacia un modelo en el que los edificios de oficinas son plataformas de servicios de pago por uso, donde los inquilinos pasan a ser clientes y los propietarios se convierten en proveedores, y en el que el precio del espacio es lo de menos…

¿Propietarios de oficinas pagando a empresas por ocupar sus inmuebles? ¿El mundo al revés?

Maybe, pero lo que sí está claro es que los propietarios deben empezar a replantearse la relación que mantienen con los usuarios de sus espacios.

¿Tú qué opinas?

Entretanto, a continuación tienes algunos artículos relacionados que podrían ser de tu interés:

Ir a artículo: Los propietarios de oficinas descubren al consumidor
Ir a artículo: ¿Puede ser blocworc el antídoto definitivo a WeWork?
Ir a artículo: La vivienda de pago por uso: ¿ha llegado su momento?

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

6 thoughts on “¿Propietarios de oficinas pagando a las empresas por ocupar sus inmuebles?

    1. Jorge Zanoletty Pérez Post author

      Gracias Humberto. Ya he visto tu comentario por LinkedIn también. Un día podemos comentar sobre Colombia. Saludos.

  1. Patrizia Laplana

    Muy bien Jorge! Vimos un ejemplo de esto con los contratos de Energy Performance para energy retrofits pero hay mucho más como dices y todo en línea con la economía circular y los objetivos de sostenibilidad, salud y bienestar y RSC de las empresas.

    1. Jorge Zanoletty Pérez Post author

      Gracias Patrizia! Si me envías información sobre los contratos de energy performance que comentas, te estaría muy agradecido. Saludos y buen día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *