PropTech Lab

¿Dónde está el PropTech para la tercera edad?

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

Ayer martes asistí —de oyente— a un concurso de startups PropTech organizado por Neinor, en el que se presentaron emprendedores —unos 30, aproximadamente— con modelos de negocio de diferente pelaje que aspiran a “revolucionar” el sector inmobiliario residencial.

Vaya por delante mi felicitación a los organizadores, pero particularmente a los que se atrevieron a hacer su pitch de 3 minutos frente a un grupo de completos desconocidos, quedando sometidos al juicio y crítica del público. Hablar frente a las masas —éramos unos cuantos— no siempre es fácil, pero todavía lo es menos transmitir la bondad de una idea en un formato tan comprimido. Lo dicho, mi enhorabuena a los que se atrevieron a bajar a la arena.

proptech startup

Hay que tener valor para bajar a la arena y contar tu idea en un concurso de startups

Lamentablemente, no pude quedarme hasta el final del evento y sólo presencié los primeros 20 pitches, pero casi todas las presentaciones se circunscribieron al ámbito de la realidad virtual, el big data, el IoT, las plataformas P2P o los agregadores de oferta inmobiliaria. Me pareció curioso no ver nada relacionado con blockchain, y debo reconocer que ninguna de las soluciones expuestas hizo que me cayera de la silla. Pero supongo que las tendencias son las que son, y es lógico que los avances que se produzcan en PropTech sean, hasta cierto punto, predecibles, ¿no? Personalmente, no lo sé.

Quizá debiéramos estar preocupados por crear soluciones completamente nuevas, para las que todavía no exista una categoría en la que encuadrarlas, en lugar de cumplir tan estrictamente las reglas del juego.

Otra cosa que me sorprendió fue no ver a ninguna mujer presentando su idea; ¿por qué? Personalmente, ¡tampoco lo sé! Por favor, que alguien me lo explique.

Por último, también eché en falta cualquier referencia a las personas mayores, y a lo que el sector del PropTech puede hacer por ellas. ¿O solamente se trata de ofrecer soluciones para los millennials, o para la banca, o para los promotores e inversores inmobiliarios?

No olvidemos que la población está envejeciendo muy rápidamente y que, aunque muchas de las personas mayores de 60 ya han hecho “los deberes inmobiliarios”, siguen siendo usuarios de vivienda —y otras tipologías de inmuebles—, y sus necesidades en este sentido pueden variar conforme cambia su estado de salud a lo largo de la tercera edad.

¿Dónde están pues la soluciones PropTech para la tercera edad?

Afortunadamente, se empiezan a producir innovaciones pensadas para las personas más mayores, o para las que necesitan vigilar su salud de manera más proactiva o continuada. Desde el ámbito del internet de las cosas y los elementos conectados, ya existen colchones que miden las horas y los ciclos del sueño, el ritmo cardíaco y respiratorio, o los movimientos del cuerpo durante la noche. Es el caso —por ejemplo— de la startup Sleepace.

Otra compañía ha desarrollado una cama inteligente que se comunica con los restantes elementos conectados de la casa, variando aspectos tales como la iluminación o la temperatura en función de cómo estés durmiendo. Imagina una cama que detecta que tienes frío y que enciende un poco la calefacción, en lugar de que tu madre 😍 venga a echarte la mantita por encima.

Pero todos queremos dormir mejor, y no solamente las personas mayores de 60; ¿qué soluciones PropTech —para el hogar— se dirigen exclusivamente a esta franja de edad?

¿Qué tal un perro robot para acariciar, que te hace compañía y al que no hay que sacar a pasear? Te podrá parecer una tontería, pero en países muy envejecidos —como Japón, por ejemplo—, los asistentes/compañeros robóticos para personas mayores empiezan a marcar una tendencia que a todos los países llegará, del mismo modo que todos llegaremos inexorablemente a la vejez.

De acuerdo, tienes razón, ¡un perro robot no es PropTech!

¿Y si te dijera que los japoneses ya están desarrollando plataformas para el hogar, basadas en la nube y dirigidas exclusivamente a hacer compañía a las personas más mayores y a monitorizar su salud, mediante el empleo de diferentes sensores, wearables y un robot asistente?

Imagina que un sensor tras el espejo del baño fuera capaz de detectar que estás deshidratado, y que un robot asistente te trajera un vaso de agua. Imagina que un micrófono de ambiente pudiera detectar, mediante un cambio en la tonalidad de tu voz, que te estás resfriando, y que llamara automáticamente a tu médico por videoconferencia. O que un sensor de movimiento en el techo detectara cuando te hubieras caído, y que tu asistente robótico avisara a los servicios de emergencia si fuera necesario.

Aquí va un vídeo un tanto surrealista —japonés, al fin y al cabo— que anticipa este concepto de compañero robótico:

Porque lo de conectar tu casa al internet de las cosas está muy bien. Es fabuloso poder abrir tu cerradura con el móvil, o encender el aire acondicionado antes de que llegues a casa, pero también me gustaría que mi casa me dijera que esa mancha que tengo en la cara ha crecido demasiado, o que mis pupilas están más dilatadas de lo normal, o que estoy durmiendo menos horas que de costumbre. O que ya me he tomado la pastilla para la tensión.

En definitiva, hay una gran oportunidad para PropTech en el acercamiento de la tecnología a las personas mayores, porque éstas viven en casas. Quizá no tenga tanto glamur como atender el nicho de los todopoderosos millennials, pero todos llegaremos a la tercera edad tarde o temprano…

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *