PropTech Lab

Llega la construcción sexy: el configurador de edificios de Katerra

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

Recientemente fui invitado a participar en un interesante almuerzo de temática PropTech, en el que varios profesionales del sector pudimos debatir sobre novedades y tendencias relativas a la digitalización del sector inmobiliario. Llegado el momento de los postres, se nos hizo la pregunta del millón: ¿por qué tecnología hay que apostar? ¿Dónde pondríamos cada uno nuestro dinero?

Ir a artículo: Las 9 megatendencias que trastocarán el sector inmobiliario

Aunque el PropTech parece ser una prioridad para gran parte del sector, la preguntita tiene miga. No son pocas las empresas e inversores a las que me enfrento diariamente que no saben qué dirección tomar; ¿es ya el momento de la realidad virtual o debemos esperar a que baje su precio? ¿Tiene sentido empezar a experimentar con blockchain o todavía es pronto para consumir calorías en ello? ¿Invierto en I+D propio o intento construir alianzas con empresas y startups especializadas en cada ámbito? ¿De verdad me reportará algún beneficio dotar de inteligencia a todos mis edificios? ¿Qué haré con tantos datos?

Tiene miga también que, habiendo escrito tanto sobre internet de las cosas, realidad aumentada, drones, Bitcoin, Ethereum, contratos inteligentes, blockchain, smart cities, o empresas como WeWork, Airbnb, y REX, no se me ocurrió otra cosa que decir que yo pondría mi dinero en la transformación digital de la construcción, la parte —quizá— menos glamurosa del real estate.

Para mayor gravedad, yo fui el único que apostó por la construcción; los demás comensales se decantaron por otras fases de la cadena de valor inmobiliaria, principalmente las relativas a la gestión y comercialización, más cercanas a los clientes y usuarios finales de los inmuebles.

Y tiene su lógica porque, ciertamente, la construcción tiene poco glamur frente a los nuevos modelos de negocio que han irrumpido en el sector, tal y como se demuestra en el siguiente gráfico:

glamur construccion vs glamur wework

WC de WeWork vs WC a pie de obra; no hay color…

Ahora bien, desde esta página web siempre he insistido en que PropTech no debe conformarse con ser una extensión del FinTech, y que la modernización del sector ha de ser mucho más amplia, incluyendo la construcción. Por supuesto que hay mucho margen de mejora en la gestión de los procesos comerciales y administrativos del real estate, pero también lo hay en el ámbito de los materiales y técnicas de construcción, el BIM —y su integración con toda la cadena de valor— o la impresión 3D, sin ir más lejos.

Quizás haya que replantearse el proceso constructivo por completo y su ecosistema de project managers, contratistas, arquitectos, ingenieros, proveedores de materiales, diseñadores, etc.

Y no porque lo diga yo, sino porque lo dice SoftBank, la empresa japonesa que ya lleva invertidos USD 4.400 millones en WeWork y que ahora ha invertido USD 865 millones en Katerra, una empresa que se define como un “one-stop shop” para el sector de la construcción.

Ir a artículo: Así gastan su dinero los locos de WeWork

Katerra, “one-stop shop para la construcción”

“One-stop shop” significa que, si quieres construir un edificio, Katerra se ocupa de TODO, sin excepción. Diseñan, fabrican y construyen de una manera mucho más industrializada y estandarizada, evitando los problemas inherentes a la fragmentación de procesos —y oficios— de la construcción en la actualidad.

Presumen de contar con una plataforma tecnológica que les permite integrar todos los procesos de una manera mucho eficiente y sostenible, de tal manera que a pie de obra no construyen, sino que ensamblan.

Quizá sea más fácil de entender si recurrimos a su vídeo corporativo:

El enfoque de Katerra es interesante; gracias a su red de fábricas y plataformas de distribución, son capaces de producir y entregar los diferentes elementos constructivos en un tiempo récord. Minimizan los residuos y desechos mediante un proceso altamente sostenible y eficiente. Y maximizan la calidad del trabajo, porque la producción se realiza toda en fábrica —en origen— en un entorno controlado, reduciendo la necesidad de mano de obra en destino.

Lo mejor de todo, Katerra permite al cliente configurar su casa o edificio —también construyen bibliotecas, residencias de estudiantes o edificios de oficinas—, como si estuviera configurando un coche antes de comprarlo. Elige los acabados que quiere en la paredes exteriores e interiores, el tipo de tejado, los materiales del suelo, los elementos estructurales, ¡e incluso los apliques de luz y baño!

Katerra, por cierto, nació en 2015… y ya están gestionando proyectos por valor de USD 1.300 millones.

Todo ello está muy en línea con lo que propone Sidewalk Labs —una compañía “Alphabet” (de Google)— para la ciudad de Toronto; edificios modulares que se pueden reconfigurar y recombinar conforme cambian las necesidades de sus usuarios e inquilinos.

sidewalk labs toronto

Propuesta de Sidewalk Labs para la ciudad de Toronto

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *