PropTech Lab

¿En qué gastan tanto dinero estos locos de WeWork?

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

Antes de entrar en detalles sobre WeWork, quizá merezca la pena comentar brevemente sobre SoftBank, su principal inversor, porque menudo año ha tenido esta empresa japonesa de telecomunicaciones, que parece haberse propuesto tomar el mundo por asalto.

A lo largo de 2017, SoftBank ha participado en 44 rondas de inversión en diversas y variadas “aventuras” y startups, totalizando —para ser exactos— USD 30.700 millones. En casi todas estas operaciones de inversión, SoftBank ha liderado las rondas, siendo lógico asumir que haya aportado casi todo el dinero de las mismas.

Por contextualizar la cifra, USD 30.700 millones representan aproximadamente el 25% del mercado total de capital riesgo de EE.UU. en 2017. No está nada mal, ¿verdad?

inversiones wework

Ahora bien, SoftBank ha sido, salvando las distancias, relativamente conservador en sus inversiones, y ha apostado —principalmente—por negocios que ya tuvieran tracción, infraestructura y penetración en el mercado. Ello no quiere decir que haya evitado por completo inversiones más arriesgadas en negocios menos maduros, pero la mayor parte de su dinero se ha destinado a compañías de crecimiento inminente y gran potencial.

Ir a artículo: ¿Hay una burbuja con eso del coworking?

Y efectivamente, WeWork ha sido una de las compañías afortunadas, que ha contado con USD 4.400 millones por parte de SoftBank. De esta cantidad, USD 3.000 millones han ido directamente a WeWork, y el resto —USD 1.400 millones— se han repartido entre las filiales que WeWork tiene en China, Japón y Pacífico correspondientemente. Esta ayudita de SoftBank, unida al buen —y agresivo— hacer de la compañía, ha catapultado la valoración de WeWork hasta los USD 20.000 millones. Casi nada.

Lo que uno no puede evitar preguntarse es en qué gastan tanto dinero, además de en hacer “lo que supuestamente tienen que hacer”, léase, alquilar edificios de oficinas, redecorar sus interiores y luego subarrendar puestos de trabajo individual o conjuntamente a terceros. Porque no nos engañemos, en términos no muy simplistas, esto es lo que hace WeWork.

A pesar de que la compañía insista en que emplea la inteligencia artificial y el big data, WeWork no es tanto una startup tecnológica como un subarrendador de oficinas. Un poquito más cool, sí, pero un subarrendador de espacios al fin y a la postre.

Dicho lo cual, WeWork está queriendo demostrar que es mucho más que un operador inmobiliario, con múltiples inversiones, algunas más extravagantes que otras. Éstas son algunas de ellas.

inversiones wework the wing

Las confundadoras de The Wing, el coworking femenino adquirido por WeWork

Éstas son algunas de las inversiones de WeWork

  • En junio de 2017 WeWork compró Fieldens, un sistema de comunicación para dispositivos móviles destinado al uso a pie de obra por parte de constructores, contratistas y arquitectos.
  • En agosto compró Spacemob, un operador competidor del sector del coworking en Singapur.
  • En agosto también compró Unomy, una empresa tecnológica israelí.
  • En octubre compró Flatiron, una plataforma educativa que enseña programación informática.
  • En noviembre también compró Meetup, una aplicación de networking que permite a sus usuarios compartir gustos, aficiones e intereses.
  • En noviembre compró The Wing, una comunidad femenina de Nueva york que ofrece espacios de coworking exclusivos para mujeres.
  • Ah, ¡se me olvidaba! En 2017 WeWork también abrió su primer gimnasio en Nueva York, al que llamó WeWork Wellness.

Sobre el CEO —y confundador— de WeWork, Adam Neumann, se dice que conviven en él dos personas: una muy lista, y una muy loca, y que esta última es la que suele llevar la iniciativa. Ahora bien, observando las inversiones realizadas por WeWork en 2017, sí parece existir un hilo conductor: el de ofrecer a sus usuarios un servicio cada vez más integral. WeWork quiere que nuestros hijos vengan con nosotros al centro de coworking, y que allí les den clases de emprendimiento y programación. Quiere cuidar nuestra salud, y que lo hagamos acudiendo a sus gimnasios. Aspira a crear auténticas comunidades en derredor del trabajo flexible, colaborativo y abierto, dotándonos de herramientas que faciliten el networking y la creación de lazos profesionales y personales.

Y por supuesto, WeWork quiere aniquilar a la competencia, caiga quien caiga, incluyendo a los propietarios tradicionales de oficinas.

Ir a artículo: ¿A quién está espiando WeWork?
Ir a artículo: La vivienda de pago por uso: ¿ha llegado su momento?

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *