PropTech Lab

Iluminación LED; ¿qué viene después? | Láser y Li-Fi

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

No seremos nosotros los que enterremos ya la iluminación LED, faltaría más. Tratándose de un invento —premiado, por cierto, con el Nobel de física de 2014— que consume un 80% menos de electricidad que las bombillas incandescentes tradicionales —entre otras tantas cualidades—, pocos argumentos se pueden esgrimir en contra de su uso.

La iluminación LED funciona mediante un semiconductor* —en lugar de un filamento— a través de cual pasan electrones. No importa el número de veces que se enciendan o apaguen los LED, porque no contienen elementos de desgaste. Pueden producir luz en toda una variedad de colores y son perfectos prácticamente para cualquier aplicación doméstica o industrial que se te ocurra. A nivel mundial, se estima que la iluminación LED alcance un 36% de cuota de mercado en 2017, que no está nada mal teniendo en cuenta que su llegada al mercado fue sólo hace veinte años.

Y a pesar de que la iluminación LED seguirá su exitoso camino, desde PropTech Lab no podemos evitar preguntarnos por lo que vendrá después. ¿Qué avances tecnológicos nos esperan en este campo? Por supuesto que las luces estarán cada vez más conectadas al internet de las cosas, pero nos queremos referir a los progresos que tengan que ver con la fuente de luz en sí, y no tanto a su integración en los sistemas de gestión de los edificios inteligentes.

En este sentido, la iluminación LED ya tiene un posible sustituto: el láser combinado con el Li-Fi.

Iluminación LED - Láser - Li-Fi

El BMW i8 ya incorpora tecnología láser en sus faros

El sustituto de la iluminación LED

Veamos primeramente en qué consiste cada una de estas tecnologías por separado.

El láser

Se podría decir que esta tecnología todavía se encuentra en fase experimental, pero ya existe aplicación práctica en el mercado de automóvil, en vehículos de alta gama.

La ventaja del láser es que su eficacia —en lúmenes por vatio— dobla la de los LED, lo que supone un ahorro energético teórico del 50% en relación a éstos. Imagina lo que ello podría suponer en edificios de oficinas, sin ir más lejos.

El índice de reproducción cromática del láser excede de 0,95. Esto quiere decir que cuando uno objeto se ilumina con láser, conserva para el ojo humano sus cualidades de color naturales. Si te has fijado, las típicas bombillas LED de bajo consumo emiten una luz que altera hasta cierto punto los colores y, cuanto más eficiente es el LED, más los altera.

Por último, la tecnología láser puede llegar a ser más compacta que la de la iluminación LED, en el sentido de que estaría conformada por menos elementos. Esto quiere decir que, en la teoría, sería más barata.

Li-Fi

Li-Fi, del inglés, “light fidelity”, es realmente una tecnología basada en la iluminación LED y cuyo concepto es bastante intuitivo y fácil de entender. Los LED son capaces de parpadear a velocidades imperceptibles para el ojo humano, y esto significa que sirven para transmitir información. Para que nos entendamos, un LED puede emitir código morse a través de su parpadeo y comunicarse con otros dispositivos; éste es el concepto.

Y ello significa que, en teoría, las luces —el Li-Fi— podría sustituir al Wi-Fi convencional de que disfrutamos, pero a velocidades muy superiores.

El problema, hasta ahora, es que el Li-Fi sólo ha funcionado satisfactoriamente en laboratorio, bajo condiciones aisladas y controladas. Es una tecnología que todavía necesita algo de recorrido.

¿Dónde nos deja pues todo esto?

Según Shuji Nakamura, el inventor de los LED —sí, el señor ganador del Nobel—, el futuro de la iluminación reside en la combinación del láser y el Li-Fi. Nakamura apunta que, cuando se combinen ambas tecnologías, las redes de Li-Fi podrán transferir información cien veces más rápido que mediante LED.

El problema, como casi siempre en estos casos, se encuentra en el coste. El láser todavía es caro —diez veces más que el LED—, pero esto sólo es una cuestión de tiempo.

*Un semiconductor es un compuesto químico, normalmente sólido, que puede conducir la electricidad bajo determinadas condiciones, pero no bajo otras, convirtiéndolo en un medio muy bueno para el control de la corriente eléctrica.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Te ha parecido útil?
En caso afirmativo, te invito a compartirlo en tus redes sociales.

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional. Jorge también es autor de "Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid" y de "Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural"
¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

2 thoughts on “Iluminación LED; ¿qué viene después? | Láser y Li-Fi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *