PropTech Lab

¿Han descubierto por fin los propietarios de oficinas al consumidor?

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

En mayo de este año, escribíamos lo siguiente:

“Desde PropTech Lab, creemos que existe un gran territorio virgen por explorar relativo a la relación entre los edificios de oficinas y sus usuarios finales. Quizá los arrendadores puedan esforzarse más en ofrecer productos, soluciones y servicios a las personas que acuden a sus edificios todos los días para pasar allí un tercio de sus vidas.”

Y también lo siguiente:

“Lo que nadie puede poner en duda es que cientos —o miles— de millones de personas trabajan desde una oficina todos los días, y que estas personas generan cantidades ingentes de información sobre su gustos, aficiones, necesidades, preferencias, hábitos y costumbres. El problema es que toda esta información se canaliza a través de sistemas y aplicaciones completamente desconectadas de los inmuebles.”

Lo que queríamos decir entonces, y reafirmamos ahora, es que existe una gran desconexión entre el propietario de un edificio de oficinas y las personas que lo ocupan. Lo normal es que, una vez firmado el contrato de arrendamiento, “si te he visto, no me acuerdo”, salvo para lo estrictamente necesario.

¿Qué ha sucedido desde mayo que podría cambiar la relación tradicional entre arrendador y arrendatario? Sin ambages, lo que ha sucedido es WeWork, máximo exponente de la corriente del coworking.

WeWork ha aterrizado en la mayoría de los mercados de oficinas internacionales, con la cartera bien llena, alquilando edificios completos para su comercialización en régimen de trabajo flexible y cool workplace. Ahora bien, el arma de destrucción masiva de WeWork no es su imagen, ni su flexibilidad; lo que realmente diferencia a WeWork de un arrendador convencional es su aplicación móvil, que conecta a la organización con sus usuarios y a los usuarios entre sí.

propietarios de oficinas consumidor

Busca en tu móvil; ¿qué app te conecta con tu espacio de trabajo?

La clave está en crear una comunidad de usuarios… que consumen

La aplicación de WeWork sirve para que un usuario pueda comunicarse con recepción o para pagar en las máquinas de vending. También pueden reservarse salas de reunión con ella, o discutir ideas, oportunidades y necesidades con otros miembros de la comunidad de WeWork. La clave está precisamente en la creación de una comunidad de usuarios, y en la interacción de dichos usuarios con el arrendador o gestor del espacio.

Regresando nuevamente a nuestro artículo de mayo:

“Pensemos de nuevo en los usuarios finales de las oficinas. Las personas que pasan allí 8 horas —o más— todos los días. Todas esas personas están conectadas a la red, a través de sus teléfonos móviles, de sus tabletas y de sus ordenadores portátiles, pero están completamente desconectadas de los edificios que ocupan.”

WeWork ha solucionado esta desconexión, y lo más probable es que sigan incorporando servicios y funcionalidades a su aplicación para acercarse todavía más al usuario. Ya supimos que estaban asomando la cabeza al sector del fitness y esta semana hemos sabido que han comprado una escuela que imparte clases de programación.

Algunos grandes propietarios de oficinas ya han reaccionado al fenómeno del coworking, mediante sus correspondientes adquisiciones. Tal es el caso de Colonial, que ha comprado Utopic_US, o Merlin, que ha entrado en Loom House.

Será interesante conocer el peso que adquirirán estas soluciones de coworking en los portfolios de las grandes inmobiliarias, así como si servirán para construir ese puente entre el propietario del edificio y el usuario final del espacio.

Lo que está claro es que los propietarios de los edificios de oficinas han descubierto al consumidor y han entendido que éste no solamente es un consumidor de metros cuadrados de espacio.

El espacio físico se ha convertido en una plataforma desde la que vender un nuevo catálogo de servicios y, de la misma manera, sin dicho catálogo de servicios, será muy difícil atraer a los usuarios hacia los espacios.

Bienvenidos a la nueva era del sector de las oficinas.

Ir a nuestro artículo sobre innovación inmobiliaria al que nos referimos en este texto

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *