PropTech Lab

La extinción del obrero; así será la construcción en 2050

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Balfour Beatty es un grupo inglés dedicado a las infraestructuras que acaba de publicar un interesante informe sobre lo que le depara al sector en el año 2050.

2050… eso es dentro de 32 años, un plazo de tiempo sustancial, teniendo en cuenta la era de aceleración tecnológica en la que ya vivimos, y tomando en consideración que ya existen avances e inventos sorprendentes en el mundo del presente. Coches autónomos y coches voladores, robótica, drones, impresión 3D o realidad virtual… todos ellos son campos en plena ebullición y desarrollo a fecha de hoy; ¿dónde estaremos entonces dentro de 3 décadas? Se podría decir que el único límite es nuestra imaginación.

Ir a nuestro artículo sobre coches autónomos y smart cities

Balfour Beatty se imagina la obra de un edificio, o de una infraestructura, como si se tratara de la línea de montaje de una fábrica. Es curioso que los coches —por ejemplo— se fabriquen dentro de edificios completamente robotizados, donde la presencia del hombre es casi anecdótica, pero cuando se trata de construir los edificios en sí, sigamos trabajando de manera tan manual y artesanal.

En el futuro, serán los robots los que trabajen, empleando materiales que todavía no hemos inventado. Los diferentes elementos de los edificios se auto-ensamblarán, y habrá un ejército de drones sobrevolando la obra en todo momento, tomando medidas y analizando posibles desviaciones. Los drones tendrán comunicación constante con los robots a pie de obra, y se corregirán sobre la marcha los problemas que surjan.

Los humanos nos limitaremos a supervisar la construcción desde algún lugar remoto, gracias a imágenes en tiempo real de la obra y sus representaciones virtuales. Los humanos podrán hacer visitas de obra virtuales e inmersivas, permitiéndoles supervisar diferentes proyectos, en diferentes partes del mundo, sin tener que desplazarse. Y los pocos obreros que haya a pie de obra, vestirán poderosos exoesqueletos y se comunicarán neuronalmente con las grúas y máquinas; dicho en cristiano, esto significa que operarán las grúas con la mente.

Ir a nuestro artículo sobre gemelos virtuales de edificios

Lo interesante de estas predicciones es que son muy creíbles, puesto que la mayoría de ellas se basa en tecnologías ya existentes. Incluso lo de mover máquinas con la mente es algo sobre lo que se está trabajando, ¿o todavía no conoces Neuralink, la nueva aventura de Elon Musk? Su intención es construir un puente de comunicación entre el cerebro humano y el ordenador…

Pero hasta que la neurociencia avance, ya están llegando al mercado determinados inventos y artilugios que revolucionarán la construcción, y mucho antes de 2050. El último de ellos que hemos conocido es el Hadrian X, un invento de Fastbrick Robotics, empresa en la que Caterpillar acaba de invertir USD 2 millones, con opción a invertir USD 8 millones adicionales.

El siguiente vídeo de 45 segundos ilustra muy bien el concepto.

De acuerdo, no es un vídeo de una máquina “real”, sino que se trata de una animación; ¡un dibujo animado! Cierto. Ahora échale un vistazo al siguiente vídeo.

Esto ya es otra cosa, ¿verdad? Lo mejor de todo es que este segundo vídeo tiene ya más de un año, y un año da para mucho, en los tiempos que corren, particularmente cuando tienes el apoyo de una empresa como Caterpillar.

¿Qué otros avances nos esperan hasta el 2050?

  • Puesto supuesto, el obrero, tal y como lo conocemos, se extinguirá irremediablemente, pero surgirán nuevos puestos de trabajo en derredor de las nuevas tecnologías. Recordemos que el papel supervisor del humano seguirá siendo fundamental.
  • Se producirá una auténtica revolución de las máquinas, y los robots poblarán las obras y lugares de construcción. Todo se mecanizará y automatizará, reduciendo drásticamente los tiempos, optimizando los recursos y minimizando los materiales de desecho.
  • El hormigón y el acero caerán en desuso, y serán sustituidos por nuevos materiales, más ligeros, fuertes y resistentes, que responderán y se adaptarán a los cambios en el entorno.
  • Los humanos se dotarán de todo tipo de “wearables”, con capacidades de realidad virtual y realidad aumentada, facilitando los flujos de información y gestión en tiempo real, así como la comunicación entre los equipos de construcción.
  • Los exoesqueletos permitirán —a los pocos humanos que trabajen a pie de obra— levantar grandes pesos y realizar esfuerzos “sobrehumanos”.

2050… 32 años. Nos parece que las predicciones de Balfour Beatty son, incluso, demasiado conservadoras, y que mucho de esto sucederá en la próxima década, a lo sumo.

Se admiten apuestas.

Puedes descargarte el informe completo de Balfour Beatty aquí.

Nota. Por si no te crees lo de los exoesqueletos, aquí tienes otro vídeo interesante:

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional. Jorge también es autor de "Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid" y de "Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural"
¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *