PropTech Lab

¿Un certificado de sostenibilidad para edificios en tiempo real?

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

¿Has conducido alguna vez un coche eléctrico o híbrido? En caso afirmativo, sabrás que la mayoría de estos vehículos dispone de un modo “eco” o de bajo consumo, ideado para incrementar al máximo la duración de las baterías. Cuando activas este modo —y dependiendo del modelo—, el coche te ayuda a pulir tu estilo de conducción, mediante señales sonoras o con indicaciones en el salpicadero.

El propio coche te invita a realizar aceleraciones más progresivas y, en general, a conducir de manera menos agresiva. Y, de nuevo, dependiendo de la marca de coche, cuando detecta que estás conduciendo de la manera más eficiente y ecológica posible, el cuadro de mandos se ilumina con color verde, o aparecen unas mariposas en la pantalla. En serio, mariposas… como una manera de premiar tu comportamiento ecológico.

certificado sostenibilidad en tiempo real

Los coches eléctricos e híbridos empiezan a estar muy de moda, por la sencilla razón de que son muy eficientes y respetuosos con el medioambiente. Apenas contaminan —o no contaminan en absoluto— y constituyen una de las armas con las que se pretende combatir el calentamiento global.

Ahora bien, tomemos un coche híbrido —como puede ser el Toyota Prius— y conduzcámoslo de forma agresiva alrededor de un circuito; es probable que consuma lo mismo o más que un coche de gasolina convencional. Con esto queremos decir que, aunque te compres un coche como el Prius, tu estilo de conducción será lo que realmente defina tu contribución a la sostenibilidad del planeta. Ya lo demostraron —de manera poco científica— los presentadores de Top Gear, comparando el consumo de un Prius y un BMW M3. Lo tienes en el siguiente vídeo, a partir del minuto 1:17.

En todo caso, la clave está en las mariposas del salpicadero. Si puedes medir en tiempo real los diferentes consumos que está realizando el vehículo y tienes una referencia en términos de eficiencia, puedes hacer lo posible por acercarte a un nivel de funcionamiento óptimo.

¿Y con los edificios? ¿Tiene sentido hacer lo mismo?

Los edificios catalogados o certificados como “sostenibles”, suelen tener una plaquita en la entrada que así lo indica y, del mismo modo, esta etiqueta de sostenibilidad se emplea de manera sistemática en todo tipo de documentación relacionada con los inmuebles.

La certificación de sostenibilidad sirve, además de para mejorar la imagen de marca del propietario del edificio, para evidenciar que en la construcción y/o gestión del inmueble se han seguido y siguen determinados criterios de sostenibilidad.

Y todo esto está muy bien, pero nos preguntamos si no se puede hacer algo más. ¿Tiene sentido que, en 2017, en plena efervescencia del internet de las cosas, la sostenibilidad de un edificio quede certificada con una placa en la entrada? ¿Dónde están las maripositas?

Ir a nuestro artículo sobre Bluetooth Mesh y su uso en smart buildings

¿No debería haber un panel electrónico o pantalla en la recepción de un edificio de oficinas, reflejando los diferentes consumos que se están haciendo en él en tiempo real? ¿Este panel no debería iluminarse en verde cuando el edificio estuviera funcionando de una manera realmente sostenible?

Está claro que este tipo de variables se miden cada vez más, pero son cifras que normalmente sólo manejan los gestores de los inmuebles, y éstos tampoco suelen preocuparse por el consumo privativo realizado por cada uno de los inquilinos. Ahora bien, si se presume de una placa en la puerta, ¿no deberíamos estar dispuestos a presumir también de la sostenibilidad y eficiencia energética en tiempo real de los edificios en su conjunto?

Porque, del mismo modo que un Prius se puede conducir de manera agresiva y anular de esta manera sus bondades sostenibles, un edificio está sujeto a la misma posibilidad. Una cuestión es la certificación otorgada en un determinado momento del tiempo, pero otra cosa bien diferente es el uso que hacen del edificio sus gestores e inquilinos desde ese momento en adelante. Cierto es que las certificaciones existentes en la actualidad se han de renovar cada cierto periodo de tiempo, pero esto podría ser más dinámico, ¿no?

Por ejemplo, ¿qué inquilinos están consumiendo más y por qué? ¿En qué momento del día? ¿Cómo se traduce esto en términos de huella de carbono? En el caso de que no estén haciendo un uso eficiente de la climatización o de la iluminación, ¿no debiera ser responsabilidad del propietario ayudar a corregir este problema?

Hoy en día, mediante sensores, es muy fácil saber —por ejemplo— cuánta gente está ocupando un determinado espacio. Si una planta está vacía, ¿es necesario que estén encendidas las luces? ¿Hace falta que la climatización esté funcionando a pleno rendimiento?

Una planta vacía, iluminada y climatizada penalizaría la certificación en tiempo real, pero no existiría tal penalización cuando la planta estuviera ocupada.

Una certificación de sostenibilidad en tiempo real obligaría a que propietarios e inquilinos compartieran la responsabilidad de hacer una correcta gestión de la energía y de los residuos. Y gracias al internet de las cosas y a que todo se puede sensorizar, sería fácil medir, fijar objetivos y compartir la información.

Porque, si un determinado edificio se alejara de los objetivos marcados por la certificación en un determinado momento, perdería la certificación, pero la podría recuperar inmediatamente llevando a cabo las acciones correctoras necesarias.

Quizá los propietarios pudieran ofrecer pequeñas bonificaciones en el alquiler a sus inquilinos, a cambio de sus esfuerzos por reducir los consumos y colaborar en mantener la certificación en tiempo real.

Ir a nuestro artículo 10 mandamientos PropTech para empresas inmobiliarias

La clave está en transparentar la información

Esta información se podría llevar a una aplicación móvil, para que cualquiera pudiera consultar en tiempo real las diferentes variables de sostenibilidad —y wellness— de los inmuebles y espacios ocupados.

Y toda esta información se registraría en una plataforma blockchain, para que permaneciera en el tiempo y no se pudiera manipular.

Los propietarios de los edificios, además de destacar sus certificaciones “convencionales” y estáticas, podrían referirse a su certificación en tiempo real en los informes para sus accionistas y dossieres de comercialización.

Se podría comparar fácilmente el rendimiento y la sostenibilidad de un edificio con el edificio de enfrente, o con todos los edificios de una determinada zona.

Pero la clave está en las mariposas. La información tiene que ser visible y transparente. No es suficiente con registrar la información, sino que ha de compartirse, obligando a todos los interesados a hacer un uso más eficiente y responsable de los diferentes recursos.

Hay que fijar objetivos de eficiencia —acelerar más suavemente, evitar las frenadas bruscas…— para que se ilumine en color verde el certificado del edificio y se pueda efectivamente presumir de sostenibilidad.

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

4 thoughts on “¿Un certificado de sostenibilidad para edificios en tiempo real?

  1. AURELIO RAMIREZ ZARZOSA

    En LEED ya existe y se lanzó a finales del 2016. Está por tanto en su fase piloto. Se llama LEED-ARC, ver: http://arcskoru.com/. LEED-ARC certifica edificios de nueva planta o grandes remodelaciónes así como edificios ya existentes en Operación y Mantenimiento en base a superar umbrales determinados en los campos de energía, agua, residuos, transporte y experiencia humana vía la recopilación de datos reales de eficiencia, consumos y bienestar de los inquilinos. Esta certificación se hace en continuo y se mantiene en continuo.

    LEED-ARC tiene dos pilotos mas, uno para ciudades LEED FOR CITIES y otro para los Consorcios de Transporte de las áreas metropolitanas de las ciudades LEED FOR TRANSIT.

    Un saludo,
    Aurelio Ramirez Zarzosa
    Presidente
    SPAIN GREEN BUILDING COUNCIL
    http://www.spaingbc.org

    1. Jorge Zanoletty Pérez Post author

      Hola Aurelio, muchas gracias por tu comentario. En efecto, ARC se trata de un piloto, que no sé si ha conseguido mucha tracción. Los vídeos de la web a la que refieres no funcionan y, una vez registrado, tampoco veo que se pueda consultar el rendimiento en tiempo real de ningún edificio. De todos modos, te agradezco la información; quizá podamos pensar en vernos para que me expliques con más detalle. Un saludo.

    1. Jorge Zanoletty Pérez Post author

      Hola Aurelio, es lo que sospechaba. En un mundo ideal, esta información se debería compartir, en abierto, a través de internet, para que cualquiera pudiera comprobar el rendimiento en tiempo real. Sería una manera fantástica de “invitar” a los propietarios a mejorar. Gracias en todo caso. Seguimos en contacto y buscamos un momento para vernos. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *