PropTech Lab

¿Un centro comercial sobre ruedas? ¿Cómo se come eso?

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

De acuerdo, no terminas de creerte lo de los coches autónomos, e incluso te cuesta creer lo de los coches eléctricos. ¿Y qué me dices de los coches voladores? Te da la risa sólo de pensarlo, ¿verdad? Al fin y al cabo, son cambios muy drásticos, muy rápidos… demasiado disruptivos para ser ciertos.

Y la realidad es que ya se empiezan a ver coches eléctricos por las calles, pero no es posible que desparezcan por completo los coches de gasolina, ¿no? ¿Qué harías entonces con tu coche diésel, recién comprado? ¿Te obligarían a desguazarlo? ¿Te lo cambiarían por uno eléctrico? Es posible que la mecánica eléctrica termine ganándole la batalla a los coches de combustión, pero eso sucederá dentro de muchos años… ¿verdad?

Pues no. Lo sentimos, pero no. Los cambios en el sector de la automoción se están acelerando. Habrás leído hace unos días sobre el anuncio de Volvo, que a partir de 2019 sólo producirá coches eléctricos o híbridos. 2019… eso es “ya”, y Volvo no es un fabricante minoritario. Entre 2019 y 2021, introducirán en el mercado 5 modelos 100% eléctricos, y el resto de modelos de su gama se ofrecerán solamente con mecánica híbrida de electricidad combinada con gasolina y diésel respectivamente.

De acuerdo, está bien, eres una persona escéptica, y la decisión de Volvo tampoco te parece tan llamativa. Una cosa son los coches híbridos, y otra bien distinta es que todos los coches sean 100% eléctricos. Para eso todavía falta mucho… ¿no?

Por otro lado, lo que quizá no sabías es que Volvo ha comprado —también hace escasos días— una empresa de coches voladores llamada Terrafugia. Bueno, realmente la compra la ha realizado Geely, la compañía china propietaria de Volvo, pero no nos perdamos en los detalles. Y aunque nos estemos desviando un poco del tema, merece la pena que veas el siguiente vídeo de Terrafugia. En él verás su prototipo TF-X, pero has de saber que Terrafugia ya tiene modelos operativos, homologados y voladores —lo más importante—, surcando los cielos de EE.UU.

Pero regresemos a los vehículos autónomos. Tesla, Google y Ford están haciendo importantes avances en este campo y aunque te resistas a creerlo, los verás circulando, más temprano que tarde, de manera generalizada. Ya hemos abordado las implicaciones que ello tendrá para el sector inmobiliario, por lo que te invitamos a leer nuestro artículo anterior al respecto.

Ir a nuestro artículo sobre coches autónomos y su impacto en las ciudades

Ahora bien, lo que no habíamos analizado hasta la fecha es el impacto que los coches autónomos tendrán sobre el sector del retail y de los centros comerciales, pero la reflexión es muy interesante.

El impacto de los vehículos autónomos en el retail

Pensemos en el modelo de centros comerciales convencionales, basado en el ladrillo. Tiene la ventaja de que los clientes pueden ver el género antes de comprarlo, pero los ladrillos son caros, y este modelo tiene —a priori— los días contados.

Y en el extremo opuesto está el nuevo y reluciente modelo de venta online, que no tiene que pagar por ladrillos y está abierto las 24h del día, pero que tiene una enorme desventaja; los clientes no pueden probar ni tocar el producto antes de comprarlo.

¿Qué hacen los compradores más avispados? Algunos acuden al centro comercial para ver el producto y posteriormente comprarlo online. Otros compran en tiendas online con políticas de devolución muy flexibles, como podría ser la nueva fórmula introducida por Amazon para la compra de ropa.

Ir a nuestro artículo sobre Amazon Echo Look, principio del fin de Inditex

Ahora bien, determinados productos y artículos siempre tendrán difícil venta por internet, como las gafas de ver, las obras de arte, los colchones o los muebles. Preferimos o necesitamos ver estas cosas, en vivo y en directo, para tomar una decisión de compra razonada e informada.

Llegado este punto, vas a tener que forzar un poquito los límites de tu imaginación; ¿y si la tienda pudiera ir hasta ti?

Intenta visualizar un camión, y que el camión se conduce solo. Imagina que sobre la plataforma de su remolque hay un gran contenedor acristalado. Imagina que el contenedor es una tienda, —una tienda móvil—, de tu marca de zapatos o relojes favorita. Imagina que pudieras llamar a la tienda, para que fuera hasta la puerta de tu casa, o adonde fuera que te encontraras, como si estuvieras llamando un Uber. O imagina que, en función de las peticiones de todos los usuarios del sistema, supieras el lugar más cercano por el que pasaría el camión en determinado día.

Con este formato de tienda móvil, tendrías lo mejor de los dos mundos; podrías probar y palpar el producto, pero con la misma comodidad de la compra online.

Piénsalo; cuando alguien decide montar una tienda, o un pequeño comercio en un centro comercial, asume un riesgo considerable. El ladrillo le ata a una misma localización, durante el plazo que dure el arrendamiento del espacio, siguiendo el patrón convencional del retail. ¿Y si la localización dejara de ser una constante en la ecuación, y pasara a ser una variable? ¿Y si en lugar de firmar un arrendamiento de 3 años en un centro comercial, pudiera alquilar un vehículo autónomo y montar sobre él mi tienda?

En teoría, esto ya es posible, y el único obstáculo real es el regulatorio. Los coches ya pueden conducirse solos; la asignatura pendiente es que las autoridades en materia de circulación vial confíen en la tecnología y adapten las leyes.

Sigamos imaginando. Alrededor de este modelo de tiendas sobre ruedas, se desarrollaría un universo de aplicaciones móviles. Estas aplicaciones conectarían a las marcas con los consumidores. Los clientes de una marca podrían coordinarse entre sí, para que la tienda viniera a una zona determinada. Se podrían poner de acuerdo entre sí varias marcas, y coordinarse como “centro comercial sobre ruedas” o centro comercial ambulante, como si de un circo se tratara.

Recuerda que, gracias al Big Data, las marcas pueden predecir qué productos se venden mejor, en qué barrios o zonas, en qué épocas del año, etc. Hoy día, cuando entras en internet, mágicamente aparecen en la pantalla anuncios de productos por los que te has interesado previamente. En un futuro cercano, verás pasar por delante de tu casa la tienda sobre ruedas de esa marca de relojes que buscaste ayer en internet….

¿Demasiado extravagante o rebuscado para ti? Desde PropTech Lab sólo diremos una cosa; quedas avisado.

Nota: una de las preguntas que siempre aflora cuando se habla de coches voladores, es cómo se va a organizar el tráfico aéreo; ¿no nos chocaremos todos cuando volemos por “ahí arriba”. Un grupo de investigadores ha dado con una primera solución, a saber, la de drones que circulan por tierra, de la manera convencional, y que vuelan por el aire, de manera coordinada y controlada, siguiendo circuitos aéreos preestablecidos. El siguiente vídeo ilustra muy bien el concepto, y puedes leer más sobre ello aquí.

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional. Jorge también es autor de "Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid" y de "Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural"
¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

2 thoughts on “¿Un centro comercial sobre ruedas? ¿Cómo se come eso?

  1. Maite Palomino Granados

    Cuando en mi infancia pasaba las vacaciones en un pequeño pueblo del Sur de Francia, donde no había comercios, la venta de alimentación, droguería y textil por encargo ya funcionaba en camiones acondicionados que visitaban el pueblo una vez a la semana. Ese día era la fiesta infantil, todos a esperar el camión. Este sistema, unido a los famosos catálogos de venta por correspondencia en aquel país, era el método de compra de la mayoría de los habitantes de los pueblos. ¿volvemos a los orígenes? ¿podemos pensar que la vida son ciclos?. Finalmente después de 50 años, pocas cosas nuevas hay, todo es reinventado o adaptado.

    1. Jorge Zanoletty Pérez Post author

      Completamente de acuerdo Maite. Es difícil encontrar ideas y soluciones originales. Gracias por comentar. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *