PropTech Lab

The Boring Company para smart cities; un paso más cerca

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

The Boring Company para smart cities; un paso más cerca.- Uno de los principales problemas a los que se enfrentan las ciudades —que aspiran a ser smart cities— es el tráfico; nada nuevo bajo el sol. La congestión en calles y carreteras crece sin remedio, ensuciando el aire, perjudicando nuestra salud y, de paso, poniendo a prueba los niveles de estrés que somos capaces de soportar.

Pero las smart cities deberán ser, teóricamente, ciudades limpias, en las que se deberá restringir el uso del vehículo privado o, como mínimo, asegurar que los vehículos cumplen con las regulaciones medioambientales correspondientes. En este sentido, ya empiezan a sonar campanas sobre qué tipo de coches podrán seguir circulando en el futuro cercano, en función de su antigüedad y de su combustible. En Madrid, por ejemplo, los coches de gasolina matriculados antes de 2000 ya no podrán circular en 2025, y los coches diésel matriculados antes de 2006, tampoco.

Clica aquí para acceder a nuestro ranking de las 25 smart cities

Paralelamente, algunas administraciones públicas están explorando la implantación de sistemas de gestión inteligente del tráfico. Estos sistemas, dotados de inteligencia artificial —que se alimenta de la información recabada de sensores repartidos por toda la ciudad— ven, oyen y entienden los flujos del tráfico en cada momento, permitiendo tomar decisiones informadas y preventivas con el fin de reducir los embotellamientos. En un futuro algo más lejano, estos sistemas de gestión del tráfico se comunicarán con nuestros coches autónomos eléctricos, y estaremos un paso más cerca de una ciudad sin atascos ni contaminación. En teoría.

Todos estas iniciativas son muy loables, ahora bien, ¿de verdad alguien cree honestamente que vamos a reducir los niveles de contaminación de las ciudades? ¿Conocemos el caso de alguna ciudad del mundo en el que se haya revertido el problema?

Y en cuanto al tráfico, ¿ha dado algún alcalde del mundo con la fórmula mágica para reducir los atascos? ¿Algún mandatario ha convencido a sus ciudadanos de que hagan más uso del transporte público?

Elon Musk, no debe tener mucha fe en que las cosas mejorarán, o por lo menos que no lo harán si se insiste en las medidas, restricciones y leyes de siempre.

Ahora dedícale un minuto a ver el siguiente vídeo, que ilustra una de las últimas ideas del Señor Musk:

 

Quizá ya hayas visto este vídeo, que se publicó a finales del pasado mes de abril. Y cuando lo viste, quizá te pareció una idea muy bonita sobre el papel, pero muy difícil de llevar a la realidad, ¿no? ¿Una red de túneles bajo la ciudad? ¿Un sistema subterráneo mediante el que transportar nuestros coches a alta velocidad y evitar los atascos? ¡¿Una red de túneles de 30 niveles?! Inviable. Caro. Imposible. Exótico. Utópico.

Cuando lo anunció Elon Musk, desde una nueva compañía llamada “The Boring Company”, la prensa se lo tomó en serio, pero no tanto por la idea, sino por quién la estaba anunciando. Tengamos en cuenta que, por muy estrambótica que nos parezca, no es la primera “idea” que se le ocurre a este caballero. Recordemos que es el creador de Tesla Motors (coches eléctricos), SpaceX (cohetes y viajes a Marte…) o Neuralink (nanobiotecnología), entre muchas otras, motivo por el que le concedemos algo de credibilidad.

The Boring Company, un paso más cerca

Hoy se ha anunciado que Elon Musk está en conversaciones con el alcalde de Los Ángeles, y que el alcalde está abierto a la idea…

El ingenio de Musk no reside tanto, desde nuestro punto de vista, en la idea de una red de túneles, que no es nueva ni especialmente revolucionaria. Su ingenio radica en reconocer que su proyecto no es viable económicamente con la tecnología y métodos de construcción/tunelación actuales, pero que sí factible si se desarrolla la tecnología que reduzca los costes a una décima parte.

Del mismo modo que SpaceX reutiliza cohetes y reduce drásticamente el coste de enviar satélites al espacio, The Boring Company construirá —porque lo hará, estamos seguros—, túneles muy pequeños, de un solo carril, con 4 metros de diámetro, empleando esta máquina tuneladora.

 

boring company

 

Y la experiencia que adquiera en la construcción de túneles, la sabrá aprovechar en la construcción del Hyperloop, otro de sus proyectos “locos”.

A partir de aquí y dependiendo de tu escepticismo, te parecerá, o no, una solución aplicable a la ciudad en la que vives.

Nota: The Boring Company significa, literalmente, “La Compañía Aburrida”, pero también significa, literalmente, “La Compañía Tuneladora” o “La Compañía Agujereadora”.

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *