PropTech Lab

Por si no terminabas de creerte eso del blockchain…

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Está bien. No te lo crees. Has leído bastante sobre blockchain, incluyendo algunos de los artículos publicados aquí, y no terminas de creértelo.

Eras escéptico desde un comienzo, pero tus reservas se confirmaron en cuanto comprendiste la relación de blockchain con bitcoin; ¡acabáramos!

¿Pero quién puede confiar en eso que denominan criptomonedas? ¿Eso no es algo ilegal que utilizan los criminales para traficar en la deep web?

No. Ni hablar. No es factible que la tecnología blockchain termine consolidándose en nuestra economía, ni afectándote directamente.

Sí es cierto que has leído algo sobre Ethereum y el interés que esta plataforma blockchain ha suscitado entre algunos de los grandes bancos. También es cierto que algunos gobiernos han empezado a experimentar con esta tecnología, pero ninguno de los principales países ha apostado por ello.

¿Y encima de todo ello te has de creer que blockchain puede revolucionar el sector inmobiliario? ¿Que se producirá un efecto de desintermediación que acabará con los agentes inmobiliarios y que reorganizará el equilibrio de poder existente hoy día entre inversores, grandes ocupantes y comercializadores?

Bien, es cierto que blockchain es una tecnología muy incipiente, y que las plataformas inmobiliarias que conocemos hoy día no están exentas de problemas. Es verdad que REX, una plataforma inmobiliaria blockchain de la que hemos escrito ya en PropTech Lab, ha sufrido algunos contratiempos técnicos con su primera emisión de tokens.

Y del mismo modo, es innegable que —con la excepción de Canadá—, ninguna de las principales potencias económicas del mundo está apostando por blockchain a título institucional. Las iniciativas que conocemos hasta ahora están lideradas por países como Ucrania, Suecia, Brasil, Georgia o Dubái.

blockchain naciones unidas

Blockchain es una tecnología muy incipiente, pero los comienzos de la aviación tampoco fueron fáciles…

En este sentido, desde PropTech Lab quisiéramos hacer dos apreciaciones:

a) Sobre la tecnología blockchain en sí y sus problemas técnicos iniciales: el primer vuelo de los Hermanos Wright, en 1903, fue de 36,57 metros y duró 12 segundos. Hoy día ya estamos pensando en poner los pies sobre Marte. A buen entendedor…

b) En cuanto al respaldo institucional: Naciones Unidas ya ha dado un paso hacia la adopción de blockchain. Concretamente, está estudiando la manera de emplear Ethereum para reducir el fraude, eliminar la burocracia y transferir fondos —de ayuda— de manera más eficiente y sin la necesaria intervención de los bancos.

¿No sabes lo que es Ethereum? En este artículo te lo contamos

A continuación, profundizamos en el uso que Naciones Unidas quiere darle a Ethereum, en la esperanza de que empieces a ver las bondades que esta tecnología —definitivamente— trae consigo.

Blockchain para Naciones Unidas

1.- Para la distribución de ayudas

El Programa Mundial de Alimentos, que depende de Naciones Unidas, ya está llevando a cabo un piloto para la distribución de vales de comida a los refugiados en Jordania. Tiene sentido, a la vista del dinero que se pierde en gastos y comisiones bancarias cuando se transfieren fondos a través del sistema financiero internacional.

2.- Para luchar contra el cambio climático

¿Sabes lo que es el mercado del carbono? Se trata de un mercado mediante el que, empresas públicas, privadas, instituciones y gobiernos pueden comprar o vender reducciones de gases de efecto invernadero. La existencia de este mercado permite a sus participantes cumplir con el Protocolo de Kyoto cuando sobrepasan los límites impuestos por dicho protocolo.

A Naciones Unidas le interesa la aplicación de blockchain a este mercado, porque eliminaría la opacidad y facilitaría la lucha contra el calentamiento global. Dado que blockchain posibilita registros seguros, permanentes, inmutables y transparentes, sería mucho más fácil controlar el abuso que se hace de este mercado por parte de los países más contaminantes.

3.- Identidad

Uno de los mayores problemas humanitarios a los que se enfrenta nuestra sociedad es que más de 1.000 millones de personas no están correctamente identificadas por parte de ningún gobierno. Se trata de gente sin ningún tipo de papel identificativo, circunstancia que les impide el acceso a cualquier servicio público relacionado con la educación o la salud. No pueden tener derecho a voto ni cuenta bancaria.

Afortunadamente, se ha creado una organización en el seno de Naciones Unidas —compuesta por agencias de Naciones Unidas, ONG’s, determinados gobiernos y empresas privadas— para la creación de un registro digital apoyado en una plataforma blockchain Ethereum. Están implicadas Accenture y Microsoft…

4.- Giros de dinero

Naciones Unidas estima que en el mundo hay 200 millones de emigrantes trabajadores enviando dinero a familiares en sus correspondientes países de origen, por un monto cercano a los USD 400.000 millones anuales. Teniendo en cuenta que casi todo este dinero se destina a cubrir necesidades básicas de los —800 millones de— familiares en cuestión, Naciones Unidas quiere eliminar los USD 30.000 millones en costes bancarios que se derivan de estas transferencias de dinero.

Blockchain, de nuevo, es la solución que tienen en mente…

Si quieres saber más sobre Blockchain y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural, en este libro electrónico te lo explicamos con todo detalle.

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *