PropTech Lab

¿En qué se diferencian Bitcoin y Ethereum?

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

Venga, ahora en serio, ¿cuántas criptomonedas diferentes crees que existen flotando “por ahí afuera” en internet? ¿3? ¿5? ¿10? ¿100?

De acuerdo, es fácil decir un número al azar, así que te lo complicaré un poquito más: ¿cuántas criptomonedas diferentes eres capaz de nombrar?

Si eres una persona que no sigue la actualidad “cripto”, es probable que puedas citar Bitcoin, Ether e IOTA, pero no mucho más.

Si te has interesado algo más, incluso llegando a plantearte invertir, seguramente sepas de la existencia de Ripple, Litecoin o Monero.

Ahora bien, ¿y si te dijera que existen aproximadamente 1.400 criptomonedas en circulación?

¡1.400!

Ir a artículo: ¿Qué son las criptomonedas y por qué deben importarte?

Muchas de ellas han surgido para intentar solucionar las limitaciones técnicas de Bitcoin, tales como su velocidad de procesamiento, su escalabilidad o su reducida funcionalidad. Porque Bitcoin —con B mayúscula— no es más que un sistema para realizar pagos, en su propia moneda, los bitcoins —con b minúscula—, y poco más.

Quizá no sabías que Bitcoin adolecía de ciertos defectos, a pesar de que recientemente se haya desatado una auténtica fiebre por esta moneda y un rally de infarto con su cotización, que en el mes de diciembre —de 2017— rozó USD 20.000 y desde entonces —a 22 de enero— ha perdido prácticamente el 50% de su valor.

A la vista de todo lo anterior, me ha parecido conveniente explicar la diferencia entre Bitcoin y Ethereum, por la sencilla razón de que tienen menos cosas en común de las que uno podría creer. Ambas son criptomonedas, en efecto, pero sus similitudes —prácticamente— terminan ahí.

Ir a artículo: la 1ª promoción inmobiliaria en bitcoins explicada para no iniciados

bitcoin ethereum diferencias

Bitcoin y Ethereum; más diferentes de lo que creías

  • Aunque tanto Bitcoin como Ethereum funcionan sobre tecnología blockchain, los bloques en Bitcoin tardan mucho más en procesarse que en Ethereum; aproximadamente 10 minutos del primero frente a 15 segundos del segundo. Esto quiere decir que las transacciones de confirman mucho más rápidamente en Ethereum.
  • Los lenguajes de programación de Bitcoin y Ethereum son completamente diferentes. Mientras que Bitcoin emplea un lenguaje orientado a pila, Ethereum recurre a Turing completo. No te calientes mucho la cabeza si no tienes ni idea de programación, y simplemente recuerda lo siguiente: Bitcoin y Ethereum “hablan” lenguajes distintos.
  • Bitcoin y Ethereum nacieron con propósitos muy diferentes. Bitcoin se creó como una alternativa al dinero “normal”, y se ha convertido en un medio de pago bastante extendido que permite la transmisión de valor. Ahora bien, Ethereum no nació como medio de pago, sino como una plataforma sobre la que desarrollar aplicaciones inteligentes de diferente índole. Es cierto que la plataforma Ethereum lleva asociada una moneda virtual —el ether— pero en este caso, dicha moneda no se trata de un fin en sí mismo, sino de un medio para conseguir mayor funcionalidad.
  • Los entendidos afirman que el principal —y único— valor de Bitcoin reside en que fue la primera criptomoneda, motivo por el que mantiene un determinado valor intrínseco de “oro digital”. El valor de Ethereum, por el contrario, se encuentra en su alta funcionalidad y facilidad de uso en otras aplicaciones.
  • Ethereum es programable y tiene muchas aplicaciones más allá del dinero; Bitcoin solamente sirve como medio de pago; como dinero.
  • Cuando se emita —técnicamente, el término es el de “minar”— el máximo teórico de 21 millones de bitcoins, no se podrá minar más. Por este motivo, cada año que pasa es más difícil —y menos rentable— ser minero de Bitcoin. En la plataforma Ethereum, en cambio, el tope que se establece es anual, fijado en 18 millones de ether. Esto quiere decir que siempre habrá nuevos ether entrando en circulación.

En definitiva, Ethereum no nació como una plataforma para competir con Bitcoin; nada más lejos de la realidad. Ethereum disfruta de un potencial mucho mayor, por la variedad de aplicaciones que permite y porque es un sistema abierto al desarrollo por parte de terceros. Ahora bien, aunque hayan nacido con propósitos diferentes, sí es cierto que las monedas virtuales de una y otra compiten en los mercados.

Te dejo con una selección de artículos que quizá sean de tu interés:

¿Qué es Ethereum y por qué interesa tanto a BBVA y Santander?
¿Ya conoces Tangle, el “blockchain killer”?

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este contenido? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *