PropTech Lab

Apocalipsis retail; ¿todo es culpa de Amazon?

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Es fácil echarle la culpa a Amazon de todo, entre otros motivos porque están metidos en todos los charcos. La empresa que empezó como una humilde tienda online de libros —hace menos de veinticinco años— se ha convertido en un auténtico gigante del comercio online y de la computación en la nube. Amazon vende “de todo” y ya ha dejado de ser una tienda virtual —si se nos permite la simplificación— porque ya apuesta por el ladrillo y los establecimientos físicos, mediante la compra de Whole Foods.

Ir a nuestro artículo sobre Amazon Go y el supermercado del futuro

Amazon participa en la carrera espacial hacia Marte. La empresa pretende —en un futuro cercano— realizar entregas de paquetes mediante drone e implantar una flota de vehículos terrestres de reparto sin conductor. Dispone de muchas líneas de producto de fabricación propia y Jeff Bezos, su presidente, parece perseguir un sueño de dominación mundial e interplanetaria. ¿Por qué distribuir los productos de un tercero cuando puedo fabricarlos y venderlos yo mismo?

Por todo lo anterior, el comercio online en general y Amazon en particular son un blanco fácil para las críticas, pero la realidad —y los números— indican que son otros los factores los que han provocado las dificultades que atraviesa el sector del retail.

Los 2 factores que han provocado el apocalipsis retail

En atención estricta a los números, es cierto que el comercio online ha crecido —en EE.UU.—un 15% en el último año, pero también es cierto que las ventas online representan en dicho país solamente el 8,5% de las ventas totales.  ¿Entonces? Todos hemos visto las fotografías de los centros comerciales abandonados a su suerte, por lo que el problema sí existe. Ahora bien, puede que algunos se estén equivocando al culpar a Amazon de todos problemas porque, en atención a las cifras, seguimos comprando predominantemente en establecimientos físicos.

apocalipsis retail principal

Fuente: Business Insider

1.- Demasiados centros comerciales

Para empezar, existe bastante consenso en que hay demasiada superficie comercial por habitante. Se han construido demasiados centros comerciales durante las épocas de bonanza, provocando una sobreoferta estructural con la que es difícil lidiar. Los expertos indican que en los EE.UU. la oferta es tres veces superior a la necesaria, provocando que el consumo por metro cuadrado de espacio comercial haya disminuido drásticamente. Dicho en términos llanos, seguimos comprando en centros comerciales, pero nuestro consumo se reparte ahora entre muchas más tiendas.

2.- Cambio en los hábitos de consumo

El segundo factor culpable del apocalipsis retail es el cambio en los hábitos de consumo. Aunque sigamos acudiendo a centros comerciales, las compras se meditan ahora mucho más y ya no se compran solamente productos, sino también experiencias. Hemos dejado de invertir tanto en ropa, y las nuevas generaciones están más preocupadas por la salud, la tecnología y la educación. El consumidor de hoy en día que acude a una gran superficie, está necesitado de “una experiencia”, más allá del propio acto de comprar.

¿Qué se puede hacer al respecto? ¿Hay algún modo en que los gestores de centros comerciales puedan usar la tecnología a su favor? ¿Se puede luchar contra los cambios en los hábitos de consumo?

¿Qué papel juega la tecnología en todo ello?

Desde PropTech Lab, lo único que tenemos claro es que va a hacer falta mucha imaginación para continuar atrayendo al consumidor hacia los espacios físicos de compra. Desde luego que seguiremos acudiendo, pero la tendencia indica que compraremos cada vez menos.

Amazon no tiene una especial culpa, pero del mismo modo que Jeff Bezos ha apostado por el ladrillo, los negocios tradicionales deben ofrecer la compra online como alternativa complementaria a la compra en tienda, eliminando las barreras existentes entre cada formato y fusionando ambas experiencias.

Ya existen algunas iniciativas interesantes en esta línea. Desde espejos y probadores virtuales en tienda —con los que puedes verte vestido con determinadas prendas, sin ni siquiera cambiarte de ropa— hasta probadores que te permiten comunicarte con los trabajadores de la tienda a través de una tablet, para pedir otras prendas o solicitar asistencia. Incluso hemos visto probadores cuya iluminación puedes controlar mediante un botón, para comprobar cómo te quedará un determinado conjunto, en una fiesta de noche, o en la playa de día, a pleno sol.

La propia Zara está apostando por los probadores inteligentes, que deberíamos ver aparecer pronto en sus tiendas, así como en lo que denominan como “self checkout”. El self checkout es lo que ya ofrecen Ikea y la mayoría de hipermercados; tú mismo escaneas los artículos y los pagas, sin necesidad de que intervenga un trabajador del establecimiento.

Veremos si todas estas “experiencias”, sustentadas todas en la tecnología, bastarán para ganar la batalla al comercio electrónico.

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *