PropTech Lab

Amazon Go y el supermercado del futuro

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Amazon Go y el supermercado del futuro.- En un artículo de la semana pasada describíamos cuáles son —a nuestro parecer— los 4 jinetes del apocalipsis inmobiliario. Los riesgos que amenazan los usos y costumbres tradicionales del real estate cuentan a su favor con la tecnología, un arma letal para muchos de los modelos de negocio contemporáneos. Si las empresas inmobiliarias de hoy día quieren sobrevivir, deberán acometer cambios profundos en su cadena de valor e internalizar rápidamente los avances tecnológicos que se están produciendo… No les queda más remedio.

Ir a artículo sobre los 4 tech-jinetes del apocalipsis inmobiliario

Porque Google ha empezado a hacer promoción inmobiliaria, un competidor con el que seguramente ninguna empresa inmobiliaria contaba. El arrendamiento flexible y el co-working de WeWork están cogiendo fuerza como alternativa a los rígidos arrendamientos convencionales. La inteligencia artificial de Deep Mind (también de Google) sigue avanzando y acercándonos al apocalipsis de la robotización y automatización. Y luego tenemos a Amazon…

Porque Jeff Bezos, CEO de Amazon y uno de los hombres más ricos del mundo, debió levantarse hace unas semanas pensando en comprar Whole Foods, la cadena de supermercados americana especializada en productos frescos y alimentos orgánicos; dicho y hecho… La semana pasada se confirmó la compra, por USD 13.700 millones.

460 establecimientos en total, repartidos entre EE.UU., Canadá y Reino Unido, en una operación que, hasta cierto punto, contradice el mantra de que Amazon va a terminar con los establecimientos físicos; ¿en qué quedamos?

Se suponía que el comercio online había dado de lleno en la línea de flotación de los centros comerciales y las grandes cadenas de distribución, porque lo que comprábamos en Amazon nos salía más barato, además de que teníamos más para elegir. Incluso los supermercados empezaban a peligrar, con la irrupción de Amazon Fresh… Empezaba a vislumbrarse un futuro en el que las tiendas tradicionales terminaban convirtiéndose —todas— en meros puntos de recogida de los artículos comprados previamente por internet.

Pero ahora resulta que Amazon da un paso en la dirección contraria, apostando por el ladrillo convencional. Tiendas físicas para el cliente de a pie, el cliente de siempre, el cliente que entra, mira, se pasea, coge los artículos que necesita, pasa por caja, paga y se va.

Es una buena noticia, ¿no? Quizá haya esperanza y, en lugar de que sigan cerrando centros comerciales, o de que el modelo de negocio de El Corte Inglés continúe sufriendo, Amazon se termine convirtiendo en un operador convencional de retail más. Al fin y al cabo, a la gente le gusta pasearse por las tiendas, ¡sin tantas tonterías tecnológicas! ¿No?

Quisiéramos portar mejores noticias, pero no, los centros comerciales van a seguir sufriendo y el comercio online va a continuar su senda imparable de crecimiento. Cada vez tendrá menos sentido acudir a una gran superficie a comprar una lavadora, considerando que Amazon ofrece más variedad y mejor precio. La única razón de que sigamos acudiendo físicamente a Media Markt es generacional y coyuntural, una realidad que sin duda juega a favor de la compra por internet.

La compra de Whole Foods por parte de Amazon debe entenderse como una línea de negocio complementaria, que se limita —de momento— al ámbito de los productos frescos, pero que no estará exenta de innovación tecnológica. Y los planes de Amazon en este sentido, también nos van a afectar a todos. ¿No te lo crees? Fíjate en el siguiente vídeo:

 

Amazon Go, supermercado del futuro

Este formato de supermercado es posible gracias a la inteligencia artificial y a la tecnología óptica empleada por los coches autónomos.

No tienes que hacer cola en caja, ni vaciar el carro de la compra para volver a llenarlo… Simplemente entras en el establecimiento mediante la app de Amazon, coges lo que quieres y sales por la puerta. El supermercado “ve” lo que has cogido, y lo añade a tu carro de la compra virtual. Si devuelves algo a su sitio, el supermercado también lo sabe y toma nota de ello. Y cuando sales por la puerta, te carga directamente en cuenta el importe de la compra.

¿Realidad o ficción? Ya existe un Amazon Go, en Seattle, y todo apunta a que los 460 establecimientos de Whole Foods podrían beneficiarse de su misma tecnología. Y en cuanto esto suceda, ¿cuánto tiempo tardarán en hacerlo otras cadenas de supermercados? ¿Y el resto de negocios y tiendas? Porque, muy pronto, los consumidores ya no toleraremos las colas, y los supermercados que no abracen este cambio tecnológico, con toda seguridad quedarán heridos de muerte.

Tal es la amenaza, que el día que se anunció la compra de Whole Foods por parte de Amazon, las acciones de Walmart (EE.UU.) cayeron un 5%, las de Target (EE.UU) un 10%, las de Sainsbury’s (U.K.) un 4%, las de Tesco (U.K.) un 5%, y así sucesivamente.

Y no, Amazon no se detendrá en los supermercados, por si te lo estabas preguntando; nadie está a salvo.

Jorge es un profesional inmobiliario con más de 15 años de experiencia, especializado en innovación inmobiliaria, desarrollo de negocio y corporate real estate internacional.

Jorge también es autor de “Officeye, la Guía de Edificios de Oficinas de Madrid” y de “Blockchain para todos los públicos y sus aplicaciones en el sector inmobiliario, financiero, sanitario y cultural”

¿Te gusta este artículo? ¿Por qué no lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *